"En donde no esté el Buda pasa rápidamente y sigue sin detenerte;
pero en donde él se encuentre, pasa aún más rápido..."

Arts. Meditación

Arts. Meditación
www.zafu.cl/

jueves, 21 de julio de 2011

Un muy buen sitio de cine budista: La Dharmateka




10 comentarios:

Christian dijo...

Hola gracias por compartir
una pregunta para visitar la dharmateka necesito una invitación como la consigo?

Ciruelillo en la Roca dijo...

Una buena pregunta. La dejaremos en espera, para que el editor de la Dharmateca nos la dé en algún momento.

Saludos

Juan
Ciruelillo en la Roca

dharmateka dijo...

Abierto para vosotros queda el blog, muchos enlaces estarán obsoletos debido al cierre de megaupload, pero quede el blog como guia para los interesados en el tema.

La Dharmateka

Anónimo dijo...

Gracias Dharma-Editor por abrir el Blog nuevamente :)

Juan
Ciruelillo en la Roca

cerevro dijo...

Dharmateka, ¿Que debo hacer para tener acceso al blog?

Cris dijo...

Dharmateka, ¿Que debo hacer para tener acceso al blog y sitio sobre cine Budista? Muchas gracias!! Cris

Ana dijo...

Hola! Muchas gracias!!! Como obtengo una invitacion para visitar la Dharmateka?

CONTACTO dijo...

Hola! Quisiera conseguir acceso a La Dharmateka. Como puedo hacer? Saludos y muchas gracias! Agustín

wnbs dijo...

Saludos, cómo puedo tener acceso a Dharmateka?
Infinitas gracias,

Waleska.

Felipe Cáceres Ramos dijo...

Yo también quisiera una invitación apra poder visitar Dharmateka. Desde ya, gracias.
Felipe
Punta Arenas, Chile.




"Existen estas cinco realidades en las que uno debería reflexionar a menudo,
ya sea mujer u hombre, laico o monje. Y, ¿cuáles son estas cinco?
El Buda


Más vistos última semana

Excelente revista española

Excelente revista española
Para disfrutar on-line: www.taichichuan.com.es/

Nibbana



“Así pues, la meta para el buddhista no es la felicidad, porque nos damos cuenta de que la felicidad es insatisfactoria. La meta queda lejos del mundo de los sentidos. No consiste en rechazar el mundo de los sentidos, sino en conocerlo tan bien que ya no lo persigamos como un fin en sí mismo.

Ya no esperamos que el mundo de los sentidos nos satisfaga. Ya no exigimos que la conciencia sensorial sea otra cosa que una condición existente que podemos utilizar hábilmente según el momento y el lugar. Ya no nos apegamos a ella, ni exigimos que el impacto sensorial sea siempre agradable, ni nos desesperamos y apenamos cuando es desagradable.

Nibbana no es un estado en blanco, un trance en el que te borras completamente. No es la nada ni la aniquilación: es como un espacio. Es como ir al lugar de tu mente en el que no te apegas, en el que ya no te confunde la apariencia de las cosas. Ya no exiges nada del mundo de los sentidos. Simplemente lo reconoces mientras surge y se desvanece”.