"En donde no esté el Buda pasa rápidamente y sigue sin detenerte;
pero en donde él se encuentre, pasa aún más rápido..."

Arts. Meditación

Arts. Meditación
www.zafu.cl/

jueves, 17 de enero de 2008

Kin y sus alumnos

La fotografía corresponde a los antiguos instructores del ICO, practicantes durante el período años 1985 al 2000-2001; faltan en esta fotografia Julio Becerra, quien fue en su momento alumno principal de Kin, así como Julio Vejar Talyie.



Maestro Kin 
(Jian Hua Wang Chang, fundador del I.C.O.)
Sus alumnos de izquierda a derecha:
Rodrigo Pizarro Ruedi, William Croocker Arce, Juan Contreras Bustos, Erich Von Bischoffhausen y atrás
(Primer chileno Cinturón Negro de Karate , estilo Ken Shin Kan)

Foto: Después de una exhibición de Tai-Chi - circa 1992


(Para ampliar en gran formato haz click en fotografía o abre nueva pestaña)

No hay comentarios.:




"Existen estas cinco realidades en las que uno debería reflexionar a menudo,
ya sea mujer u hombre, laico o monje. Y, ¿cuáles son estas cinco?
El Buda


Más vistos última semana

Excelente revista española

Excelente revista española
Para disfrutar on-line: www.taichichuan.com.es/

Nibbana



“Así pues, la meta para el buddhista no es la felicidad, porque nos damos cuenta de que la felicidad es insatisfactoria. La meta queda lejos del mundo de los sentidos. No consiste en rechazar el mundo de los sentidos, sino en conocerlo tan bien que ya no lo persigamos como un fin en sí mismo.

Ya no esperamos que el mundo de los sentidos nos satisfaga. Ya no exigimos que la conciencia sensorial sea otra cosa que una condición existente que podemos utilizar hábilmente según el momento y el lugar. Ya no nos apegamos a ella, ni exigimos que el impacto sensorial sea siempre agradable, ni nos desesperamos y apenamos cuando es desagradable.

Nibbana no es un estado en blanco, un trance en el que te borras completamente. No es la nada ni la aniquilación: es como un espacio. Es como ir al lugar de tu mente en el que no te apegas, en el que ya no te confunde la apariencia de las cosas. Ya no exiges nada del mundo de los sentidos. Simplemente lo reconoces mientras surge y se desvanece”.