"En donde no esté el Buda pasa rápidamente y sigue sin detenerte;
pero en donde él se encuentre, pasa aún más rápido..."

Arts. Meditación

Arts. Meditación
www.zafu.cl/

jueves, 7 de octubre de 2010

Budismo Global, Budismo Local: una recorrida por los grupos zen argentinos


Augusto Alcalde y Robert Aitken
(Foto: www.sweepingzen.com/)



Budismo Global, Budismo Local: una recorrida por los grupos zen argentinos

Catón Eduardo Carini
Licenciado en Antropología de la Universidad Nacional de La Plata (UNLP), estudiante de posgrado de la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales (FLACSO).

Fuente: Revista de Estudos da Religião Nº 3 / 2005 / pp. 178-195 ISSN 1677-1222
www.pucsp.br/rever/rv3_2005/p_carini.pdf 178

Resumen

El estudio de las diversas religiones orientales que llegaron a la Argentina en las últimas décadas está en sus comienzos. El objetivo de este trabajo es contribuir al conocimiento de los grupos budistas zen/chan establecidos en este país. Para ello seguiremos el marco histórico que Martin Baumann y Alione Koné plantean para la dispersión del budismo en Occidente, determinando una primera etapa de difusión del budismo como texto sin contexto, seguido de una segunda etapa en la cual diversas escuelas y tradiciones budistas llegan al país y por último, una tercera etapa de institucionalización y diversificación de grupos pertenecientes a esta religión. Luego analizaremos las diferentes actitudes hacia la tradición que sostienen los grupos del zen japonés, planteando que esta actitud esta en relación directa con la trayectoria de formación de sus líderes.

Introducción

Desde sus comienzos, hace dos mil quinientos años, el budismo ha sido una religión en continua expansión. Salió de la India y se dispersó por numerosos países asiáticos en un proceso continuo de diferenciación y multiplicación de escuelas y tradiciones. El Zen pertenece al budismo Mahayana (1). Su origen se remonta a un monje hindú llamado Bodhidharma, quien rehusó darle importancia a la recitación de los sutras (2) y a la práctica institucionalizada y ritual del budismo y en cambio puso el acento en la práctica de la meditación sedente tal como la practicaba el Buda. Bodhidharma va a misionar a China en el siglo VI y funda la escuela Ch´an, desarrollada luego en Japón bajo el nombre de Zen. En este último país el Zen se subdividió en varias líneas, las dos más importantes son el zen Soto y el zen Rinzai (3). También el Zen se difundió por Corea, en donde adquirió características propias.

Para el presente estudio vamos a utilizar una definición amplia del Zen que incluye a grupos adscriptos al Ch´an (4) chino y al zen coreano, además del clásico zen japonés. Abarcar una mayor diversidad de escuelas budistas pertenecientes a distintos países nos permitirá tener un mejor panorama de las líneas de inserción del budismo en Argentina, y particularmente contar con casos que provienen de desarrollos étnicos o migratorios y casos protagonizados por conversos argentinos no orientales.

Para seguir leyendo

No hay comentarios.:




"Existen estas cinco realidades en las que uno debería reflexionar a menudo,
ya sea mujer u hombre, laico o monje. Y, ¿cuáles son estas cinco?
El Buda


Más vistos última semana

Excelente revista española

Excelente revista española
Para disfrutar on-line: www.taichichuan.com.es/

Nibbana



“Así pues, la meta para el buddhista no es la felicidad, porque nos damos cuenta de que la felicidad es insatisfactoria. La meta queda lejos del mundo de los sentidos. No consiste en rechazar el mundo de los sentidos, sino en conocerlo tan bien que ya no lo persigamos como un fin en sí mismo.

Ya no esperamos que el mundo de los sentidos nos satisfaga. Ya no exigimos que la conciencia sensorial sea otra cosa que una condición existente que podemos utilizar hábilmente según el momento y el lugar. Ya no nos apegamos a ella, ni exigimos que el impacto sensorial sea siempre agradable, ni nos desesperamos y apenamos cuando es desagradable.

Nibbana no es un estado en blanco, un trance en el que te borras completamente. No es la nada ni la aniquilación: es como un espacio. Es como ir al lugar de tu mente en el que no te apegas, en el que ya no te confunde la apariencia de las cosas. Ya no exiges nada del mundo de los sentidos. Simplemente lo reconoces mientras surge y se desvanece”.